Acerca del V Salón de Arte Digital 2003

 
 


UNA NUEVA DIMENSIÓN DE LA UTOPÍA, DE LA BELLEZA, DE LA IMAGINACIÓN

Como nos encontramos al borde del V Salón y Coloquio Internacional de Arte Digital, estas palabras comentarán rápidamente algunos de los acontecimientos, las ideas, los sueños que nos han acompañado en el nacimiento, la consolidación y el crecimiento de este nuevo espacio de nuestra cultura.
Realizar cinco salones de una expresión artística naciente entre nosotros exigió conciencia del riesgo, capacidad de entrega y vocación de solidaridad.

Los salones convocaron y reunieron a artistas de distintas procedencias, edades diferentes, estéticas disímiles y nos demostraron, desde la magia de la metáfora, que la diversidad dentro de la unidad es posible --y necesaria. Jóvenes indagadores y maestros de la imagen; profesores, críticos y buscadores empíricos en las pantallas; artistas cubanos y creadores de otras latitudes: juntos, han abierto este camino para el disfrute y la reflexión sobre las nuevas tecnologías y sus relaciones --complejas, profundas, difíciles y, por ello mismo, fascinantes-- con el universo del arte.
En estos cinco años la participación cuantitativa y cualitativa de artistas cubanos creció, como puede comprobarse en las cifras y las imágenes de este V Salón. El evento descubrió, conformó, esa comunidad de artistas digitales, talentosos y audaces, que han dado fe de vida y de imaginación en otras convocatorias que hemos realizado: las muestras Visiones de Lennon y Visiones de Pablo, las dos exhibiciones anuales de arte digital infantil, la exposición Para un príncipe enano dedicada a José Martí y las retrospectivas realizadas en la provincia de Las Tunas y en Nueva Jersey, Estados Unidos, que mostraron, a públicos distintos, el panorama de un hecho cultural en movimiento que ya es posible llamar, felizmente, arte digital cubano.

La puesta a favor de la imaginación y la belleza, que lanzamos desde el inicio de estos eventos, ha sido eficaz y sistemáticamente apoyada por las nuevas tecnologías informáticas y de comunicación. El correo electrónico -que el Centro Pablo comenzó a utilizar muy tempranamente entre nosotros- e Internet -a la que inicialmente accedimos gracias a la solidaridad de hermanos entrañables- han sido herramientas imprescindibles para la difusión de estos salones internacionales de arte digital. Por esos caminos útiles y mágicos hemos hecho crecer esa comunidad de artistas digitales, a la que a su vez también pertenecen los creadores cubanos a través de nuestro Boletín Electrónico Memoria y el sitio Cuba / Arte Digital (www.artedigitalcuba.cult.cu).
Como dijimos en uno de los Salones anteriores, el arte digital llegó para quedarse entre nosotros. Lo que más nos alegra hoy es haber abierto, mantenido y hecho crecer este espacio de libertad creativa, búsqueda estética y riesgo artístico en el panorama de la cultura cubana.

Gracias a los artistas, las instituciones, los amigos que han hecho posible este sueño que tiene tanto de virtual, pero que conserva el calor de humanidad que anima los proyectos del Centro Pablo --quiero decir, las vidas de todos los que ponen el brillo de su talento y la tensión de su esfuerzo para que los sueños dejen de serlo o sigan siéndolo en una nueva dimensión de la utopía, de la belleza, de la imaginación.


Víctor Casaus

 

 
 

Jurado:

José Gómez Fresquet (Frémez)
Lesbia Vent Dumois
Eduardo Moltó
Yoel Almaguer
Orlando Galloso
Abel Casaus

 
 


ACTA DE PREMIACIÓN DEL V SALÓN DE ARTE DIGITAL

Obra Impresa

PRIMER PREMIO
Dennis García, por la serie Confesiones de Freud.
Por el desarrollo de un concepto; por la imaginación y la composición de las obras que forman la serie; por la aplicación acertada de los recursos técnicos en el tratamiento de la imagen,.

SEGUNDO PREMIO
Orlando García, por su obra Partida
Por encontrar la forma precisa y original de mostrar su obra, y hallar la forma especial de ubicarla en el espacio.

TERCER PREMIO
Juan William Borrego, por su obra Segundo arcano.
Por construir una imagen de gran impacto en el conjunto de su obra donde la intensidad dramática domina la expresión misma.

MENCION
Guillermo Bello, por su serie Hablan las puertas
Por la importancia de su discurso desarrollado a través de la fotografía digital y la racionalidad en el uso de las posibilidades tecnológicas en el tratamiento de las imágenes.

MENCION
Fernando Pendás, por su serie Verdad y atmósferas
Por la inteligente utilización del lenguaje digital; por demostrar el dominio de la técnica haciendo al mismo tiempo una reflexión sobre el medio de expresión.

MENCION
Adrián Monzón, por su obra Naturaleza muerta
Por el paralelo que traza entre lo viejo y nuevo, partiendo de una idea primigenia en la Historia del Arte: una naturaleza muerta que nos es tal y que nos acerca, en realidad, a la creación de un ambiente pasado a través de los nuevos medios.

Obra audiovisual

PREMIO UNICO
Angel Alonso, Por El hogar y sus fantasías
Por realizar, con pocos recursos, un excelente trabajo de animación, mostrando dominio de los diversos recursos (montaje, banda sonora) a partir de una estética personal de singular capacidad de comunicación


MENCION ESPECIAL
Glenda León, por Cada suspiro,
Por haber realizado este vídeo que atrapa, en la brevedad de un suspiro, a un mismo tiempo, la síntesis de la poesía transfigurada en flor.
Por el tiempo y la eficacia de su lenguaje.

Y para dejar constancia de los resultados del trabajo de este jurado del V Salón de Arte Digital, firmamos la presente acta, a los 30 días del mes de abril del año 2003.


José Gómez Fresquet (Frémez) / Lesbia Vent Dumois / Eduardo Moltó / Yoel Almaguer / Orlando Galloso / Abel Casaus

 

 

Participantes en el V Salón de Arte Digital

 

Obra impresa / Seleccion del Jurado

 


Abel Maciñeiras Meulener
Abel Nova Bonet
Alexander Perera Aguada
Aliosha Díaz Jiménez
Alternán Carrasco Arias
Andrés Ruenes Pérez
Ángel Alonso Blanco
Ángel Augier Calderín
Carlos Alejandro Falco Chang
Carmen Mir – Diego Garcia
Catherine Álvarez García – Marwin Sánchez Morales
Diego Monzón del Pino
Eduardo Herrera Moreno
Fidel Cordoví Díaz
Francisco Masvidal Gómez
Hermanos Mora (Yanoski y
 


Filiberto Mora Rosales)
Jacqueline Zerquera Tejedor

Jaime Prendes Montes
Jehan Salem Bidondo
Jorge Alberto Ulloa Bravo
Jorge Luis Rodríguez Aguilar
José Antonio Fernández Valdés
José Ulises González Silva
José Vega Delgado
Juan Carlos Pérez Cendán
Juan Carlos Viera Bravo
Laura Collar Infante
Leonardo Valdés Calderín
Leonel Fernández Delgado
Mabel Llevat Soy
Manuel Antonio Aira Pérez
Max Delgado Corteguera
 

Miguel Angel Albuerne Arcay
Miguel Mendive Sosa
Nelkis Leonor Ramírez Conde
Niurys Rivera Machado
Oluás Pérez Ruso
Pedro Juan Abreu Fernández
Pedro Luis Díaz Rodríguez
Rafael Lago Sarichev
Ricardo Monnar Álvarez
Roberto Ramos Mori
Teddy González Rodríguez
Tomás Inda Barrera
Víctor Alejandro López Fuentes
Yanerys de Agüero Suárez
Yanes Llanez Carmenaty
Yelián Rodríguez Benítez
Yoel Moreno Aurioles

Obra impresa / Participantes


Abel Escartín Rodríguez
Ada Valdés López
Adán Iglesias Toledo
Adrián Francisco Valdés Montalbán
Alain García Pérez
Alfredo Manzo Cedeño
Annabel Pérez Bayans
Ariel Pelayo Rodríguez
Arnays Camaraza Pérez
Cándido Pérez Aguero
Claudio Sotolongo Menéndez
Cristina Padura Rosell
Daniel Díaz Milán
Daniel Martínez González
Darién Sánchez Castro
Darwins Valenzuela de la Rosa
Didier Álvarez Hernández
Eduardo Sarmiento Portero
Ernesto Oroza Suárez
Essenia Cruz Alfonso
Fernando Arias Alomá
 


Gerardo Jesús Reyes Verdial
Guido Alberto Soto Hernández
Israel Wilfredo Díaz Gómez
Jerzy Pérez González
Jorge Gómez Manzano
Jorge Luis Garrido Céspedes
Jorge Uría Hernández
José Antonio Castellón Garcia
José Ignacio Vázquez López
Juan Manuel de la Nuez Caraballo
Juan Moisés Márquez Ballate

Juana Batte Pérez
Julio Baisre Hernández
Julio César Peña Peralta
Leosmany Alonso Durán
Lidiexy Alonso Hernández
Maikel Cabrera Cañadilla
Margarita Amador Acevedo
María Elena Arias Escardó
María Elena Williams Sutton
Mario Arturo Prieto
Maynoldi Álvarez Cid
 

Michel Coca
Michel Lugo Tamayo
Miguel Ángel Sánchez Roman
Mijail Milanés Ramírez
Miriam Margarita Alonso Cabrera
Nelson Ponce Sánchez
Nelson Uliver Cruz
Nestor Martí Delgado
Oraldo Cruz Sierra
Osiel Páez Lima
Reinaldo Martínez Campillo
Rembert Morera Morejón
Ricardo Basañez Ramírez
Roberto Rivero Fernández
Romy Fuentes de León
Sadiel Rivero González
Tomás Miña Díaz
Verónica Milagros Peñalver Rodríguez
Victor Manuel Perera Rodríguez
Wilfredo Linares
Yunoiesky Coca Bergolla
     

Obra audiovisual / Participantes

 

Alternán Carrasco Arias
Amilcar Rensoli García
Bruno Rodríguez Matamoros
Carlos Alejandro Falco Chang
Carlos José García García
Claudio Sotolongo Menéndez

 

Dayron Portela Aguiar
Eduardo Marzall Fernández
Ernesto Oroza Suárez
Ernesto Piña Rodríguez
Fernando Fors
Gerardo Reyes Verdial
Jordanka Juanes Piedra
Jorge Chinique Moreno
Julio Baisre Hernández
Mónica Nuñez Infante
Nelson Ponce Sánchez
Yelián Rodríguez Benítez

 
 
 

Cuba / Arte digital: Cinco años después

 
     
 

El panel Cinco años de Arte Digital con el que concluyó el Coloquio de este V Salón motivó la participación de muchos artistas que pasaron balance a esta etapa recorrida, ofrecieron su valoración sobre el arte digital cubano e hicieron sugerencias sobre estos salones que han abierto un nuevo espacio creativo y debatible para la cultura cubana.

Víctor Casaus
(Cuba. Director del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau)
La idea del panel Cinco años de Arte Digital es valorar, entre todos nosotros, qué les parece esta idea y hasta dónde han llegado estos salones de Arte Digital en Cuba, un evento que ya tiene cinco años y ha logrado mantenerse y convertirse en una expresión legítima, novedosa y creciente dentro de nuestra cultura.

Lauri Burrier (EU. Artista digital)
Personalmente quisiera decir que el haber venido aquí es como el haber viajado a muchos países, de haber estado uno o dos años en cada uno de esos países, porque no siempre es fácil descubrir el arte digital en cada uno de esos lugar. He aprendido mucho y realmente lo agradezco.
Para abordar algunas de las cuestiones que se han planteado, veo que el arte digital cubano es una categoría artística muy bien establecida. Se que hay una controversia en curso, mucha gente me pregunta sobre del arte digital en contraposición a las formas tradicionales y pienso que la respuesta es sencilla: en Cuba el arte digital tiene una madurez, y eso demuestra que está a la altura del arte tradicional y que debe continuar así en el futuro y pienso que mientras más se comprenda eso, mientras más sea la audiencia que interprete eso como se han interpretado las formas tradicionales y a medida que aparezcan en los medios más populares como en los medios de difusión masiva y en Internet seguirá expandiéndose.

Yoel Almaguer (Cuba. Artista. Jurado V Salón. Primer Premio IV Salón)
Pienso que el arte digital cubano como el resto de las artes plásticas en Cuba, tiene su propia característica, y así mismo lo ha ido haciendo el arte digital. En ese sentido se establecen diferencias entre uno y otro; cada vez se ven menos y el arte digital en definitiva se va integrando al resto de las artes plásticas, por suerte para todos. Aunque el mismo Salón, el mismo evento tiene la intención de valorar el arte digital, pero creo en el momento en que logre integrarse totalmente a las artes plásticas creo que es cuando en realidad va a tener el lugar que se merece.

Osiel Páez Lima (Cuba. Artista participante V Salón)
Estoy emocionado, tengo hasta miedo escénico al hablar ante tantas personas reconocidas en el mundo de la cultura y creo que hay que seguir trabajando mucho más, seguir llevando este proyecto adelante. Gracias al Olimpo digital que tenemos en estos momentos, al Centro Pablo por haber llevado durante cinco años esta tarea. En general, gracias por todo lo que han hecho.

Ernesto Ríos
(México. Artista digital participante en IV y V Salón)
En primer lugar quiero agradecerles la oportunidad de estar presente aquí y en segundo lugar felicitarlos porque este tipo de evento que no es tan fácil en otros lugares lo va a ser crecer en el movimiento digital, con la gente que está interesada en esto y creo que es muy importante para Cuba, país que se ha distinguido siempre por estar a la vanguardia en cuestiones culturales. Muchas gracias al comité organizador, una vez más y pues adelante.


Angel Alonso
(Cuba. Artista plástico. Premio Obra Audiovisual, V Salón)
Quería decir que la parte nacional del Salón se enriqueció mucho cuando se empezó a concursar también en audiovisual. He seguido estos salones desde hace tres años y he visto un progreso muy grande en cuanto a su calidad; y lo que me parece más importante es que si bien, al principio, había más énfasis en los requisitos técnicos, en los efectos digitales de las obras presentadas, ahora veo que los artistas tienen más preocupación por los contenidos, como suele ser en cualquier arte. Y en este sentido, este V Salón me ha parecido muy fuerte tanto la muestra nacional como la internacional.


César Cortez
(Venezuela. Artista participante V Salón)
El trabajo ha sido muy fuerte y lúcido. Deseo también agradecer a todos los artistas con quien he compartido estos días, que me han dado la oportunidad de conocer su trabajo y, además, intercambiar las direcciones electrónicas y con ellos, extender más las amistades.

Frank Williams (Artista norteamericano radicado en Moscú)
Me siento feliz de vivir en Moscú. Este es mi primer viaje a Cuba y ha sido una experiencia muy excitante para mí. Han realizado un trabajo excelente y sólo quiero hacer una pequeña crítica: resolvamos el problema de la iluminación. Muchas gracias.

Heather Freeman (EU. Artista participante V Salón)
Estoy sumamente agradecida por haber sido invitada a este evento. Ha sido extraordinario poder conocer a tantos artistas. Creo que no hay un evento en el mundo, en los EE. UU. al menos, o en el resto de América, como este. Así que los felicito y que sigan organizando estos salones.


Guillermo Bello
(Cuba. Artista mención V Salón)
En estos cinco años se ha superado la barrera acerca de si el arte digital es o no es arte. En esto ha habido un gran progreso. Se ha demostrado que en Cuba a pesar de que existen dificultades con el acceso a estas modernas tecnologías de forma masiva, la vida ha demostrado que es posible este tipo de arte en Cuba. En un futuro, tal vez, ya superada esta primera barrera, en la medida en que el arte digital vaya borrando la parte digital, va a permitir que la misma crítica, que los medios se acerquen más al tema, al virtuosismo, a la calidad de las obras, y dejen de asombrarse de que las obras sean hechas en este soporte.


Greg Giannis
(Australia. Artista participante del IV y V Salón)
Me ha impresionado la naturaleza tan abarcadora de este coloquio. Ha permitido que diferentes artistas digitales puedan exhibir sus obras aquí, desde impresiones bidimensionales hasta instalaciones interactivas que combinan diferentes temas y medios. Para mí esto es muestra de una apertura y de una aceptación de las diferentes formas de trabajo, una apertura mucho mayor de la que se ha visto en el mundo occidental y esto resulta aún más impresionante en la situación económica de Cuba. En realidad ustedes han tomado la vanguardia en esta esfera por lo tanto les doy las gracias a todos los que han organizado estos eventos.

Lourdes Serra
(Cuba. Promotora cultural)
Soy promotora de un proyecto comunitario de niños que se llama «Los conejitos de Celia», soy informática por lo que hace años me decidí a enseñar a los niños a trabajar con las nuevas tecnologías. El evento ha sido maravilloso pero me gustaría que se conociera que existe mucha gente en Cuba a quienes les interesa que los niños descubran las nuevas tecnologías y las puedan aprender para crear. Esta oportunidad que ha puesto el gobierno cubano de que en todas las escuelas haya computadoras ha abierto muchas posibilidades a los niños. Me gustaría que el Centro Pablo apoyara a todos los que trabajamos con los niños, que estas experiencias se pudieran hacer masivas pues muchas personas aún no conocen este tipo de trabajo.

Beth Warshafsky (EU. Participante V Salón)
He estado en otras universidades y lo que más me gusta de este evento es su carácter íntimo, el alto nivel de las presentaciones que son de una gran variedad. Una sugerencia: quisiera que existieran espacios informales; por ejemplo, grupos o mesas donde luego de la sesiones pudieran reunirse y continuaran las conversaciones en privado, si así lo desearan. Respecto al tema de lo digital quisiera decir que proporciona un medio para que nos vinculemos de manera fácil y rápida. Para mi como persona que vive en Nueva York, en EE.UU. resulta muy satisfactorio estar aquí a pesar de las realidades políticas.


Abel Milanés
(Cuba. Artista plástico, Primer Premio III Salón de Arte Digital y jurado del IV)
Los salones están funcionando como un termómetro que mide la calidad con que se está haciendo el arte por medios digitales y la principal fuente de los salones son los artistas —esto es una especie de crítica que les hago a los artistas— y es que no he visto que realicen exposiciones fuera de los marcos del Salón y casi siempre lo que se ve en arte digital es en los salones. Pienso que si se trabaja, que mientras más se trabaje y más se exponga, al final cuando todos estos artistas expongan en los salones van a tener mucha más calidad en su muestra expositiva. Eso es lo que pienso.

Ricardo Garcés
(Cuba. Artista digital y diseñador gráfico, coordina junto a Alicia Gutiérrez el proyecto ADI)
Los artistas digitales cubanos estamos ante un gran reto. Debemos agradecerle al Centro Pablo por haber abierto el camino y a partir de allí enfrentarnos a muchos problemas que tienen que ver con este arte, que es un arte nuevo aquí en Cuba: cinco años no es nada.
Nosotros presentamos nuestros trabajos en 1999 en el I Salón y tuvimos la suerte de obtener el Tercer Premio. A partir de allí hemos visto todo el trabajo que ha realizado el Centro Pablo, un trabajo realmente arduo y digno de reconocimiento. Los salones han ganado en calidad, en participación y, sobre todo, en interacción entre los propios artistas. Esto es muy importante porque nos da una mayor visión de por dónde anda el arte digital y los puntos de vistas que tenemos la mayoría de los creadores.

Jorge Bermúdez (Cuba. Moderador)
Pienso que ya ha trotado bastante el rinoceronte de Abel Milanés y creo que es Víctor Casaus la persona indicada para cerrar el Coloquio.


Víctor Casaus
Yo más bien quiero abrir que cerrar. Una de las características, y los amigos que están aquí lo saben, es la intención de romper con toda retórica en todos los terrenos, que tiene el Centro Pablo. Somos ajenos a todo eso, por eso no nos gustan las clausuras, las aperturas rimbombantes que a veces se hacen; por lo tanto no hay una actividad propia de clausura del Salón. Entonces no hay clausura aquí tampoco, lo que hay son estas palabras de gratitud para todos ustedes, por haber estado aquí. Que recuerden estos puntos de los cuales hemos hablado y sobre todo uno del que hemos hablado mucho, y es que el Salón y el Coloquio continúan existiendo en estos meses que siguen a través del medio que tenemos en la mano para eso que es la Red.
Hemos hecho ayer una experiencia hermosa y novedosa y pionera en nuestro país: una conexión de tres artistas creando sus obras simultánemente a través de la Red, mostrándoles también a los pocos escépticos que puedan quedar sobre ese medio algunas de sus posibilidades. Ya hay menos escépticos por suerte que hace algunos años cuando la Red era vista como una especie de dragón con todas las ideas del mal incluidas dentro de ella. La Red es algo complicado, complejo; no es tan masiva en el mundo como se dice, porque solamente el 8 por ciento de la población del planeta tiene acceso a ella. O sea, que es bastante poco, pero lo que estamos en ese ocho por ciento estamos en la obligación de asumirlo y de decir allí lo que pensamos y lo que queremos, mostrar las obra cultural que construimos: en fin utilizar eficazmente esa vía, no hacer la política del avestruz de esconder la cabeza ante un medio que asusta en gran medida por sus posibilidades tecnológicas que son tan desbordantes. Hay que cuidarse de esos desbordamientos y que la técnica no se lo trague a uno, no se trague a los artistas y que los artistas venzan con su talento por encima de lo que la tecnología trata de imponerles.
Estos salones, debo decirlo, son sobre todo una muestra de eso: del talento de la gente, de la gente que crea por encima de la imposición que intenta realizar la tecnología sobre esas posibilidades creativas y de indagación. Por eso nos hemos entendido tan bien en este Coloquio y en estos días y esperamos que continúe así en los meses que siguen a través del correo electrónico y a través de la Red: así que esperamos seguir en contacto por esta vía y seguir construyendo juntos el próximo Salón. Muchas gracias.